Faltaycanasta

Una nueva visión del baloncesto

“Debemos ser ambiciosas”

Posted by faltaycanasta en mayo 11, 2009

Isabel Sanchez/FEB  

Isabel Sánchez/FEB

Isabel Sánchez, una de las jugadoras referentes de la selección española de los últimos años, es también licenciada en medicina. Aprovechando esta condición de médico, le hemos pedido que nos ayude a hacer una radiografía, tanto de su carrera profesional como de su experiencia en la selección española de baloncesto.

(Tras la última pregunta aparece el vídeo de la entrevista)

 

Empezamos el recorrido desde la cabeza y vamos a ejercitar la memoria, ¿en qué equipos has jugado y qué recuerdos tienes de cada uno de ellos?

Buff, eso sería hablar durante tres horas y no sé si la batería de la cámara va a durar tanto tiempo… Empecé jugando en Sevilla, en el Club Náutico, y de allí pasé a jugar en Primera División en Lugo, aunque justo perdimos el partido que permitía acceder a la fase de ascenso. Después de Lugo me fui al Barça, donde gané mi primera liga, y de allí me fui a Valenciennes, equipo de Francia que acababa de ser campeón de Europa, donde estuve un año.

Luego estuve en la WNBA, en el Detroit Shock, con el mítico Bill Laimbeer de entrenador. Después de estar allí me vine a España, a León, y de León a Salamanca, donde hemos quedado subcampeones de Europa este año, lo que ha supuesto uno de mis mayores éxitos. Eso a nivel de club. Con respecto a la selección, el Europeo de Italia creo que es lo mejor que me ha pasado, así como las Olimpiadas donde he estado.

 

Con respecto a esa temporada que estuviste en Estados Unidos, ¿cómo recuerdas esa experiencia en la WNBA, donde el baloncesto femenino se vive de una manera muy diferente a España?

Es muy diferente, no tiene nada que ver. Allí es todo a lo grande, los pabellones son gigantescos, la afición se vuelve loca, vamos con guardaespaldas a todos lados,… La verdad es que la sensación de jugar allí fue muy bonita, muy diferente. Allí es más físico, aquí es más técnico, aquí se juega más en equipo y allí hay muchas individualidades, pero aún así te enriquece como jugadora.

 

Bajamos ahora hasta los hombros, ¿sientes mucha presión al jugar ante un público tan exigente como el de Salamanca?

Sí, es increíble. Yo ya llevó dos años y, quieras o no, te vas acostumbrando al cariño de la gente, el saber que para lo bueno o para lo malo la gente va a estar con nosotras, que nos van a estar apoyando. Es una pasada jugar allí, y por eso acabo de renovar dos años más, porque yo creo que es lo más grande de España y de parte de Europa.

 

Hablando de público, ¿qué opina de la polémica surgida en la pasada edición de la Copa de la Reina?

Creo que es normal que haya rivalidad de ese tipo. Si no hubiera esa rivalidad y esa euforia, pasaría como en muchas canchas de baloncesto femenino, donde no hay público, no hay nadie. Con respecto a eso que me comentas, en vez de fijarme en la parte negativa, yo expongo la parte positiva: eso significa que la gente está comprometida con el baloncesto femenino y que vienen a ver los partidos. De todas formas, en un pabellón con 6000 personas, es normal que haya 20 energúmenos que escupan, griten o insulten. Cuando hay mucha multitud hay gente que no sabe comportarse. Pero, aún así, yo garantizo que la afición del Wurzburg, las 4000 personas que van allí, saben comportarse, lo han demostrado partido a partido. Sin embargo, eso igual no ocurre en un pabellón de 6000 personas, donde no se sabe de dónde vienen esos espectadores. De lo que estoy segura es de que, en este caso, mi afición no ha perdido el respeto. La afición del Wurzburg, la de Salamanca de verdad, no ha perdido el respeto.

Isabel Sanchez/FIBA

Isabel Sánchez/FIBA

 

Siguiendo el recorrido llegamos ahora hasta las manos. Dicen que tener “buena mano” es fundamental para cualquier jugadora de baloncesto. Además de ayudarte a tener buena puntería, tus manos destacan en los partidos por algo más: ¿de dónde te viene esa manía de soplarte las manos en medio de los partidos?

Es porque las manos sudan en los partidos, y esa no es sino otra manera de secártelas. En vez de utilizar la suela de las zapatillas, te soplas las manos y se secan.

 

Hablemos ahora del corazón, órgano fundamental para el funcionamiento del cuerpo humano. ¿No te duele que no haya ningún equipo andaluz en Liga Femenina ni en Liga Femenina 2?

Pues sí, mucho, muchísimo. Hace años, cuando estaba el Linares y viajábamos a jugar contra ellas, era una manera de acercarme un poco a mi tierra aunque, aún así, Linares queda lejos de Sevilla, y no llegaba a ser el equipo de mis raíces. A mi me encantaría que hubiera un equipo en Sevilla, jugar allí y que me viniesen a ver mi familia y mis amigos. Pero bueno, tiene que ser de Madrid para arriba. Por eso, me tuve que ir de casa tan pequeñita. Es una pena, pero es lo que hay.

 

Un leve cosquilleo en la barriga puede aparecer en situaciones de nervios o mientras se espera algo que se desea. Después de haber sido 76 veces internacional, ¿sigues sintiendo cosquillas en la barriga cuando te llama Evaristo para formar parte de la selección?

Sí, claro. Una llamada de la selección es siempre algo especial, y da igual que lleve 76 o 180. Una llamada de la selección siempre es una recompensa a todo tu trabajo, a tu trayectoria deportiva, desde que empezaste hasta hoy en día. Este año ha sido muy bueno a nivel individual, a nivel de club hemos quedado subcampeonas de España y de Europa, y yo creo que eso también lo ha recompensado Evaristo con su llamada.

 

Isabel Sánchez/Getty Images

Isabel Sánchez/Getty Images

¿Cómo ves el ambiente de la selección? ¿Qué objetivos os habéis marcado?

El ambiente es fabuloso. Ya llevamos el mismo grupo de gente dos años y, quieras o no, ya somos como hermanas. Después de tantas horas, tantas comidas, tantas cenas,… ya sabes cómo tratar a la gente, y realmente no hay problemas.

A nivel de aspiraciones, yo creo que debemos ser ambiciosas. En los dos últimos europeos nos llevamos la medalla de bronce y la de plata respectivamente. Ya no nos podemos conformar con un quinto o un cuarto puesto. Hay que ser ambiciosas e ir a por las medallas.

 

Las piernas pueden fallar cuando se está en una situación de tensión o se tienen nervios acumulados en el cuerpo. Ante un acontecimiento como la final de la Euroliga, ¿siente uno que le tiemblan las piernas? ¿Cómo lo viviste?

Me sorprendí de la tranquilidad que tenía. Al pensar en jugar la Final Four de una Copa de Europa pensaba: madre mía, que a lo mejor salía un poco asustada, pero, qué va, yo me encontré súper a gusto en la cancha, sin nervios. Además, es cierto que jugábamos en casa, por tanto con presión añadida y con un público impresionante. Pero es cierto que fue algo para divertirse, era un premio. Nadie esperaba que llegásemos allí, así que daba igual el resultado. Estar allí era ya un premio y una alegría, para el público y para toda la ciudad.

 

Terminamos el recorrido en los pies, uno de los grandes damnificados de la vida del jugador del baloncesto. Cuando decidas colgar las zapatillas, que esperemos sea dentro de muchos años, ¿te convertirás en una médico de altura?

Sí, eso espero. En cuanto acabe, haré el MIR y una especialidad. Me gustan muchas, así que no va a haber problema, cualquiera me va a valer. Si puedo elegir, haré pediatría, como mi padre, pero si no, cualquiera me va bien. Ojalá sea igual de buena como médico que como jugadora.

 

¿Cómo conseguiste compaginar estudios universitarios con deporte de alto nivel?

Mi padre es médico y siempre, desde pequeña, me inculcó que los estudios eran muy importantes. Yo creo que lo mío era vocación, pues ya de pequeñita veía a mi padre de médico y quería ser un poco como él. Eso sí, tiene que gustarte primero, pues es un sacrificio enorme tener que entrenar y estudiar a la vez. Cuando acababa la liga, aún tenía un maratón de estudio sin levantar la cabeza, y así, poco a poco, lo fui sacando.

 

Por último, nos han dicho que tras su etapa en Lugo sabe hablar un poco de gallego, o al menos imitar el acento ¿es cierto?

Bueeeno, un poquiño galleguiño. Eu falo galego. Ja, ja.

 

Muchas gracias por tu tiempo y esperamos poder seguir disfrutando de tu baloncesto durante muchos años.

Anuncios

Una respuesta to ““Debemos ser ambiciosas””

  1. said

    Con tanto Barça dejamos a un lado a estas campeonas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: