Faltaycanasta

Una nueva visión del baloncesto

Baloncesto NBA

Posted by faltaycanasta en mayo 10, 2009

Sí, es cierto, la NBA es otro mundo. Siempre lo ha sido y tiene pinta de seguir siéndolo durante bastante tiempo, con sus cosas buenas y malas. La actual es una generación de jugadores plagada de estrellas. En la mayor parte de las 30 franquicias de la competición podemos encontrar sin grandes esfuerzos a algún jugador que hoy es catalogado, en mayor o menor medida, en la categoría de estrellas.Sin embargo, bien sea por la excesiva abundancia de jugadores idolatrados o bien por el gran cambio en cuanto a estilo de juego que ha experimentado la competición (con predominio del aspecto físico por encima del puramente técnico-táctico), lo cierto es que desde la retirada de Michael Jordan ningún jugador ha alcanzado el grado de carisma y leyenda de jugadores de generaciones anteriores como Wilt Chamberlain, Bill Russell, Julius Erving, Magic Johnson, Larry Bird o el citado Jordan, entre otros. Incluso otros que no alcanzaron ese grado de leyenda –jugadores del tipo de Isiah Thomas, John Stockton, Scottie Pippen…- son reconocidos hoy en día como referencias a la hora de enseñar fundamentos, conceptos y mentalidad competitiva a los jóvenes.

 ¿Por qué los cracks del siglo XXI no parece que vayan a ser tan recordados en el futuro del baloncesto? ¿Acaso Kobe Bryant, Lebron James, Tim Duncan o Kevin Garnett no podrían ser referencias para generaciones futuras? La respuesta es que posiblemente sí se puedan aprender muchas cosas de estos jugadores, pero el juego ha cambiado, los fundamentos se esconden tras el físico, y ya no hay dinastías como las de los Celtics de Bird, los Lakers de Magic o los Bulls de Jordan.

 Y, hablando de tres franquicias como Bulls, Lakers y Celtics, podemos reconocer también un gran cambio en cuanto a los equipos de la considerada mejor liga del mundo. Grandes metrópolis como Nueva York, Chicago o Houston no ven a sus franquicias acercarse a lo más alto desde hace más de una década. La capital, Washington, lleva esperando mucho más todavía; sólo las dos temporadas en las que contaron con un Jordan cuarentón sacaron a los Wizards de la mediocridad y el aburrimiento.

 La excepción la representan las dos franquicias que se disputaron entre ellas casi todos los anillos de la década de los 80: Boston Celtics y Los Angeles Lakers. Ambas franquicias han participado en Finales durante los 90 y principios de la actual década (y, de hecho, han sumado ya cuatro títulos entre ambos en lo que llevamos de siglo), y el año pasado lograron reunir frente al televisor a todos los nostálgicos del baloncesto mundial, incluidos aquellos que dicen no soportar el baloncesto actual y a los niñatos que lo pueblan. Es cierto, no estaban ni Bird ni Magic; tampoco Parish o Abdul-Jabbar; pero ver enfrentadas de nuevo a esas dos ciudades costeras tan diferentes pertenecientes a un mismo país pero separadas por miles de kilómetros, con un anillo de la NBA en juego, desde luego que merece la pena.

 Y lo mejor de todo es que esta temporada puede repetirse la historia. Probablemente sea lo mejor que le pueda pasar a la competición norteamericana porque, si bien Washington y Nueva York son consideradas las dos “capitales” del país (la primera oficial y la segunda oficiosa), cuando hablamos de baloncesto ese honor corresponde sin duda a Boston y LA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: