Faltaycanasta

Una nueva visión del baloncesto

Estados Unidos, cuna de campeones

Posted by faltaycanasta en mayo 3, 2009

oro-lisa-leslie-afp

Lisa Leslie/AFP

Es raro el campeonato mundial, prácticamente de cualquier deporte, que no cuente con un americano entre los primeros clasificados. Esto también queda patente en eventos como los Juegos Olímpicos, donde la primera posición del medallero global suele ser ocupada por Estados Unidos. ¿Por qué los americanos consiguen tan buenos resultados deportivos? ¿Por qué en cualquier competición, prácticamente de cualquier índole, siempre hay un atleta, nadador o gimnasta estadounidense en el podio?

Algunos podrían argumentar que en un país como EEUU, con más de 306 millones de habitantes, malo sería que no hubiera alguno al que se le diera bien lo de dar patadas a un balón o pedalear sobre una bicicleta. Pero también es cierto que la India, con una población casi 4 veces mayor, sólo conseguía 3 medallas en las pasadas olimpiadas. ¿Por qué entonces es Estados Unidos quien gobierna en el medallero de casi cualquier tipo de competición? Veamos el caso del baloncesto americano.

Al llegar el pasado verano la cita olímpica en Pekín, pocos dudaban que las selecciones americanas masculina y femenina de baloncesto, si no conseguían la medalla de oro, al menos subirían al podio. Las predicciones se cumplieron, las chicas ganaban a la Australia de Lauren Jackson en la final y al día siguiente los chicos les imitaban y dejaban la siempre dolorosa medalla de plata, para muchos de oro blanco, al combinado español.

Llegan y triunfan. Esto es lo que suele suceder con las selecciones americanas de baloncesto. ¿Por qué ellas y no otras? Muy sencillo, porque hace ya mucho tiempo que saben que la competición, de cualquier disciplina, es una competición a largo plazo, es una competición de fondo en la que se invertirá mucho tiempo durante muchos años, pero gracias a la que se alcanzará el máximo rendimiento futuro

Candace Parker/Getty Images

Candace Parker/Getty Images

No se trata de buscar de repente a 12 chicos que sepan botar y plantarlos en un campeonato. No, y esto los americanos lo hacen mejor que nadie, se trata de incentivar en el deporte a los niños más niños, de que no haya escuela en la que no se dediquen horas y esfuerzo a inculcar la práctica deportiva a los más pequeños. Porque algunos de esos pequeños, aunque aún no lo sepan, el día de mañana serán los encargados de representar a su país en el mayor y mejor evento deportivo: los Juegos Olímpicos.

Es rara la película de corte juvenil-americana en la que alguno de los protagonistas no forme parte de un deporte colectivo de instituto o universidad. Se ve también como se exige a esos deportistas una media académica determinada para poder continuar formando parte de uno u otro equipo. Pues bien, estas películas de ficción están basadas en la realidad americana. Quien pertenece al equipo de baloncesto, o al de fútbol americano, no es sólo un deportista, sino que se le considera alguien distinguido, que representa los colores del High School o universidad que sea. Es entonces cuando casos como el de Candace Parker, a la que compatibilizar varias facetas de su vida se le da de maravilla, son posibles.

Brittney Griner/hoopgurlz.com

Brittney Griner/hoopgurlz.com

En la etapa de High School, los partidos de baloncesto ya son de altísimo nivel. Los jugadores, desde muy jóvenes, se acostumbran a partidos abarrotados de público, a ojeadores y a medios de comunicación, a mayor o menor escala. Esto, si bien puede suponer gran presión para los jugadores, también ayuda a descubrir talentos como el de Brittney Griner, a la que veíamos hace unos meses, con 1,98m a sus 15 años, intimidando sus rivales y culminando ataques machacando. A esta niña se la están rifando universidades para contar con ella en próximas campañas. En España, hace dos semanas una jugadora cadete, de nombre Astou, machacaba el aro en un campeonato regional. ¿Alguien ha visto algo al respecto en algún medio nacional?

Ya en la etapa universitaria, se consensúan los horarios de entrenamientos, de universidad y de estudio, de modo que la conciliación de la vida académica y la deportiva sea factible. Así, las jugadoras, y en muchos casos los padres, quedan satisfechas, pues no se ven obligadas a elegir entre aquello con lo que más disfrutan, el baloncesto, y aquello que garantizará su futuro, lo académico.

El baloncesto universitario americano es baloncesto a otro nivel, que quizá en España nos cueste más comprender. Prácticamente cualquier partido universitario de categoría femenina va a verlo varios miles de personas. Mientras, en España, algunos partidos de Liga Femenina cuentan en la grada con alrededor de 200 aficionados, según indica el acta… Y eso, gracias al redondeo que si no…

Si en Estados Unidos se hace así, y se ha visto que funciona, ¿por qué no probar un sistema similar en España? Aquí, al llegar a los 18 años las jugadoras de baloncesto tienen prácticamente que elegir entre jugar al baloncesto de alto nivel o comenzar sus estudios universitarios. Bien es cierto que, como en todo, hay excepciones y algunas jugadoras sí han conseguido compatibilizar ambas facetas y finalizar, aunque invirtiendo más años de los necesarios, una carrera universitaria. Es posible, claro que sí, pero infinitamente más complicado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: