Faltaycanasta

Una nueva visión del baloncesto

EL arrepentimiento no existe

Posted by faltaycanasta en abril 5, 2009

Foto:Diario AS

El presente y el futuro de Sergio Rodríguez están en boca de todos los aficionados españoles desde que la hostilidad hacia su juego por parte de su entrenador, Nate McMillan, comenzó a hacerse evidente. Los debates en torno a si su salto a la NBA fue prematuro se sucedieron, y lo cierto es que la respuesta era bastante unánime. Pero a agua pasada todos jugamos con ventaja y es muy fácil opinar.

Lo cierto e indiscutible es que el juego de Sergio Rodríguez siempre ha tenido unas características mucho más próximas al ritmo de juego de la NBA que al existente en Europa; eso ha sido una evidencia desde que empezó a destacar en categorías inferiores

Sobre si debería haber vuelto a España después de su primera o segunda temporada en Portland, la cuestión no es tan sencilla como pudiera parecer en un principio. Sergio siempre ha manifestado que su sueño siempre ha sido jugar en la NBA; y lo cierto es que, a sus 22 años, es el segundo base –esta temporada por fin sin matices- de un equipo que compite –y ya no se arrastra- por las 30 canchas más famosas del planeta. Su protagonismo en los Blazers, a pesar de las incoherencias de McMillan, es superior al que ha tenido en las dos campañas anteriores, y esto es algo con lo que Sergio parecía siempre contar; y es que mientras los medios y los aficionados reflejaban impotencia y lástima ante su situación, Sergio siempre se mostró contento y confiado en que todo iría mejorando… y así está siendo, aunque algunos siempre piensan que cualquier español que llegue a la NBA tiene que tener el protagonismo de Gasol desde el día de su debut. Por lo tanto, parece evidente que el futuro de Sergio seguirá en Estados Unidos, bien sea en Portland o en otra ciudad. Eso ya es tema aparte.

Y tampoco parece echar en falta ritmo de partido (sorprendentemente). La irregularidad a la que McMillan le tiene acostumbrado en cuanto a minutos no afecta en gran medida al rendimiento de Sergio sobre la pista. Parece haberse acostumbrado a esa extraña rutina antes que nadie (incluso antes que los aficionados), y esa virtud juega muy a su favor. Eso se ha visto especialmente a lo largo de esta última temporada. Tras las desconcertantes dos temporadas anteriores, Sergio ha partido en ésta del principio de que tiene que dedicarse a jugar, siendo ya consciente de que la actitud de McMillan respecto a él no está directamente en relación con su nivel de juego.

Respecto a lo que sea ha podido perder en Europa, quizás sea menos de lo que mucha gente piensa. El Estudiantes tampoco es un club que esté pasando por momentos fáciles (desde la marcha de Sergio, precisamente). Y esta tensión continua no beneficiaría en absoluto al desenfadado estilo de juego de Sergio. ¿Qué tipo de progresión habría tenido el jugador canario en nuestro país? Probablemente todo habría pasado por un cambio de club. Pero tampoco hay que olvidar que en estas tres últimas campañas Sergio ha mejorado ostensiblemente su fortaleza física, su nivel defensivo y su tiro exterior, y ahora parece un jugador mucho más sobrio y completo, además de una persona más madura.

Sergio ya no es un niño; pero es joven… y tiene mucho futuro por delante. Y lo que ha demostrado esta temporada es que ni el banquillo puede acabar con la magia de su juego. Sea seleccionado o no por Scariolo este verano, el baloncesto está de enhorabuena.

 

 

 

Anuncios

Una respuesta to “EL arrepentimiento no existe”

  1. Qué grande, enserio, y qué guapo es!!

    Yo le daba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: